ACGIH

Conferencia Americana de Higienistas Industriales Gubernamentales [American Conference of Government Hygienists (ACGIH)]. Actividades relacionadas con los fluidos de mecanizado

Problemática:  El 2/3/06, ACGIH® publicó un anteproyecto de una propuesta del Valor Umbral Límite (TLV, por sus siglas en inglés) para “Aceite mineral utilizado en el trabajo con metales” (exposición ocupacional a aerosoles de aceite mineral en operaciones metalúrgicas donde se detecta la presencia de aditivos, metal o contaminantes microbianos”).   Cuando se usan en procesos de mecanizado, el TLV propuesto® apunta a una reducción de 5 mg/m3 a 0,2 mg/m3, tiempo promedio ponderado (TWA).  Para el “aceite mineral puro”, el TLV® se mantiene en el nivel actual de 5 mg/m3 TLV-TWA.

Esta distinción parece indicar que los supuestos efectos sobre la salud del aceite mineral en las operaciones de mecanizado son atribuibles a componentes distintos del aceite mineral altamente refinado: los aditivos, contaminantes microbianos y pequeñas partes metálicas conocidas como “finos” o “virutas” generadas por el proceso de mecanizado.  

La Conferencia Americana de Higienistas Industriales Gubernamentales (ACGIH®) es un grupo comprometido a proporcionar educación en higiene industrial y ocupacional industrial a sus miembros. La ACGIH® determina los Valores Umbrales Límite (TLV®).  Sin embargo, los TLV® no son estándares. Además, se elaboran de manera no consensuada (proceso cerrado y confidencial).   Son directrices concebidas para su uso por los higienistas industriales en la toma de decisiones con respecto a los niveles seguros de exposición a diversas sustancias químicas y agentes físicos presentes en el lugar de trabajo. A los higienistas industriales se les advierte que la utilización de estas directrices requiere que los ELV® se consideren como uno de los múltiples factores a tener en cuenta en la evaluación de situaciones específicas en el lugar de trabajo.

Desafortunadamente, la bibliografía citada en el análisis científico de la ACGIH® no apoya esta propuesta.  Lo que es más importante, la irrefutabilidad de los datos evidenciados permite suponer que las repercusiones sobre la salud respiratoria experimentadas por los operarios en los estudios no se deben al aceite mineral, sino a una combinación de otras causas, entre ellas productos microbianos y productos de descomposición microbiana e irritación por componentes químicos específicos. Asimismo, no se dispone generalmente de ningún procedimiento de pruebas que permita al higienista industrial saber si se está alcanzando un valor de 0,2 mg/m3 en ámbitos ocupacionales.

Al proponer una reducción drástica del TLV® para los aceites minerales utilizados en procesos de mecanizado, la ACGIH desaprovecha la importante ocasión de concentrar los recursos de la organización en lo que podría estar causando verdaderamente los efectos adversos para la salud que a veces se observan, esto es, la contaminación microbiana.

De acuerdo a la Norma de Comunicación de Riesgos (HazCom), la OSHA adopta automáticamente cada año la versión definitiva reciente de la lista de TLV de la ACGIH®, que exige a los fabricantes (Quaker y todos sus competidores) que elaboren una relación de los últimos límites TLV en cualquier hoja de datos de seguridad (HDS) que creen para uso en el lugar de trabajo.