OSHA

Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA).
Actividades de la OSHA relacionadas con fluidos de mecanizado

Sitio Web de la OSHA

Marzo de 2004

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La demanda – El sindicato americano de trabajadores de la industria automotriz (UAW) y el sindicato americano de trabajadores siderúrgicos (USWA) contra la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional: petición de revisión de normas de la OSHA relativas a los fluidos de mecanizado (nov. 2003)

La decisión – El tribunal ha denegado la petición de revisión de los sindicatos. El análisis efectuado por el tribunal consta de tres partes: 1) los estatutos pendientes de revisión 2) la posibilidad de que la OSHA tuviera obligación legal de reglamentar los MWF; y 3) la posibilidad de que la denegación por parte de la OSHA de regular los MWF fuera arbitraria y antojadiza. Los estatutos revisados por el tribunal fueron la Ley de salud y seguridad ocupacional (concretamente el artículo 655)(Ley OSH) y la Ley de Procedimiento Administrativo (APA, por sus siglas en inglés). Todas las partes en litigio declararon ante el tribunal que estos eran los estatutos pertinentes. El tribunal desestimó el argumento de los sindicatos de que la OSHA tenía el preceptivo deber de actuar dentro de los 60 días siguientes a la recepción de la propuesta del comité de asesoramiento. El tribunal estimó que no hay ninguna disposición de la Ley OSH que exija al administrador de la OSHA ceder sus facultades discrecionales a un comité de asesoramiento. El tribunal convino en que el estatuto confirma la facultad discrecional del administrador.

El tribunal dictaminó que la “OSHA nunca decidió regular los MWF, y mucho menos, iniciado formalmente procesos legislativos con la publicación de una propuesta de norma”. Por consiguiente, el tribunal resolvió que la OSHA no tenía el preceptivo deber de regular los MWF.

Asimismo, el tribunal manifestó su acuerdo con la evaluación de la OSHA de que la propuesta legislativa sobre los MWF sería un proceso muy lento y complicado debido a que los “MWF vienen en una variedad de tipos, numerosas combinaciones y múltiples formas”. Además, el tribunal declaró que es probable que “la exposición a un producto químico tenga efectos peligrosos diferentes de otro”. Aunque el tribunal manifestó que se solidariza con los trabajadores, el Secretario dispone de amplias facultades discrecionales para definir el programa reglamentario de la agencia, y la decisión de dirigir los escasos recursos de la OSHA a otros lugares no fue ni arbitraria ni antojadiza.

Diciembre de 2003

La OSHA respondió a la petición del UAW indicando que había revisado nuevamente los datos probatorios de los MWF recientemente Como resultado de esa revisión, la OSHA determinó que el proceso legislativo no es apropiado en este momento. La OSHA manifestó que deben tomarse otras medidas que, conjuntamente con la orientación general ya disponible, constituiría una respuesta eficaz y adecuada a los riesgos con que se pueden enfrentar los obreros expuestos a los MWF. La OSHA considera que un planteamiento flexible, que incorpore directrices sobre “buenas prácticas”, sumado a iniciativas de divulgación y educación, es la respuesta más adecuada a la información, y servirá para reducir efectivamente los riesgos con que se pueden enfrentar los operarios expuestos.

Otra cuestión preocupante señalada en la petición del UAW es si las hojas de datos de seguridad de materiales (HDSM) de los MWF describen con exactitud los riesgos asociados a estas sustancias químicas y mezclas. La OSHA notificará a su personal de campo sobre el tipo de información que debe aparecer en las HDSM de los fluidos de mecanizado a fin de garantizar que se efectúen revisiones adecuadas.

La OSHA declaró que también participa en una Alianza con ILMA (de la cual Quaker es miembro activo) para contribuir a identificar con mayor precisión los riesgos y las formas de afrontarlos, y elaborar material educativo y de divulgación adicional. La OSHA considera que todas estas herramientas permitirán a los trabajadores y empleados controlar eficazmente la exposición a los riesgos presentados por los MWF.

Octubre El sindicato americano de trabajadores de la industria automotriz (UAW) y el sindicato americano de trabajadores siderúrgicos (USWA) interpusieron una demanda contra la Ministra de Trabajo Elaine Chao, para exigir a la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA) el cumplimiento de su obligación de establecer normas de protección de la calidad del aire en las fábricas estadounidenses. El objetivo de los sindicatos es que, a través de la OSHA, se introduzcan valores límite inferiores para fluidos en el procesamiento del metal en los entornos laborales en EE. UU.
Diciembre de 2001 Tras la publicación de su guía de salud y seguridad para fluidos de mecanizado, la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA) anunció que había retirado su litigio polémico relativo a los fluidos de mecanizado (MWF). En el programa reglamentario publicado por la OSHA, la Agencia señaló que la publicación del Manual de Mejores Prácticas cumple los objetivos del proceso legislativo. Así pues, se están revocando nuevas propuestas legislativas del programa. En el programa reglamentario se expresa que “la OSHA considera que la disponibilidad de este material de divulgación integral fidedigno reducirá en gran medida los riesgos para la salud que enfrentan los operarios y otras personas expuestas a estos fluidos. En consecuencia, y habida cuenta de la falta de recursos, la OSHA está en vías de anular esta entrada del programa en este momento”.
Noviembre La Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA) ha publicado una guía de salud y seguridad de 89 páginas para fluidos de mecanizado. “Fluidos de mecanizado: Manual de Buenas Prácticas de Salud y Seguridad”. El manual proporciona información general sobre los fluidos de mecanizado y recomienda un enfoque de gestión de sistemas para controlar la exposición y minimizar el contacto con los fluidos.
1999 Después de casi dos años de debates, el MWFSAC votó oficialmente por mayoría a favor de que la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional promulgue una norma sanitaria en virtud del artículo 6(b)(5) de la Ley de salud y seguridad ocupacional, que incluyese un límite de exposición permitido de 0,5mg/m3, evaluación de la exposición, vigilancia médica y formación.
1997 La OSHA convocó y firmó un convenio con el comité de asesoramiento sobre estándares para fluidos de mecanizado (MWFSAC) “con el fin de recomendar a la OSHA la introducción de estándares de salud y seguridad ocupacional, directrices u otra respuesta adecuada encaminadas a mitigar los efectos nocivos para la salud asociados a la exposición ocupacional a los fluidos de mecanizado.”
1993 El Sindicato Internacional de Trabajadores Unidos de las Industrias Automotriz, Aeronáutica y Herramientas Agrícolas, conocida como la UAW, presentó una petición ante la OSHA para que procediera a la adopción de medidas urgentes de protección de los trabajadores frente a los riesgos de contraer cánceres ocupacionales y enfermedades respiratorias debidos a la exposición a MWF.

volver al principio de la página

 

La OSHA retiró su propuesta legislativa en materia de fluidos de mecanizado en diciembre de 2001

Tras la publicación de su guía de salud y seguridad para fluidos de mecanizado, la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA) anunció que había retirado su litigio polémico relativo a los fluidos de mecanizado (MWF). La noticia se destacó en la publicación semianual del programa reglamentario de la OSHA a principios de diciembre de 2001, la cual resume el estado de los proyectos legislativos y subraya las prioridades para los próximos doce meses.

En diciembre de 1993, el Sindicato Internacional de Trabajadores Unidos de las Industrias Automotriz, Aeronáutica y Herramientas Agrícolas, conocida como la UAW, presentó una petición ante la OSHA para que procediera a la adopción de medidas urgentes de protección de los trabajadores frente a los riesgos de contraer cánceres ocupacionales y enfermedades respiratorias debidos a la exposición a MWF. En el programa reglamentario publicado por la OSHA, la Agencia señaló que la publicación del Manual de Buenas Prácticas cumple los objetivos del proceso legislativo. Así pues, se están revocando nuevas propuestas legislativas del programa. En el programa reglamentario se expresa que “la OSHA considera que la disponibilidad de este material de divulgación integral fidedigno reducirá en gran medida los riesgos para la salud que enfrentan los operarios y otras personas expuestas a estos fluidos. En consecuencia, y habida cuenta de la falta de recursos, la OSHA está en vías de anular esta entrada del programa en este momento”.

 

La OSHA publicó la Guía sobre MWF en noviembre de 2001

La Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA) ha publicado una guía de salud y seguridad de 89 páginas para fluidos de mecanizado. “Fluidos de mecanizado: El Manual de Buenas Prácticas de Salud y Seguridad” había estado en proceso de elaboración por parte de la OSHA durante cuatro años aproximadamente, y se basa en las recomendaciones del comité de asesoramiento sobre estándares para fluidos de mecanizado de la Agencia (SAC), el documento de criterios sobre la exposición a fluidos de mecanizado del Instituto Nacional para la salud y seguridad ocupacional (NIOSH) y la “gestión del entorno en lo que respecta a fluidos de remoción de metal de los asesores en recursos organizacionales: Una guía para el uso seguro y eficaz de los fluidos de remoción de metal”.

El manual proporciona información general sobre los fluidos de mecanizado y recomienda un enfoque de gestión de sistemas para controlar la exposición y minimizar el contacto con los fluidos. Esa estrategia incluye controles de ingeniería y prácticas de trabajo, como gabinete de máquinas, ventilación y el uso de equipos de protección individual. Este manual recomienda directrices sobre salud en el lugar de trabajo para mitigar los efectos nocivos para la salud asociados a la exposición ocupacional a MWF.

La guía también recomienda a los empleados establecer un programa de gestión de fluidos que incluya la asignación de responsabilidades del sistema a una o más personas expertas en los procesos químicos que intervienen en los procedimientos de mecanizado. El programa también debe incluir los procedimientos operativos estándar para analizar los fluidos, un sistema de recogida de datos y seguimiento, la participación de los empleados en la creación y el funcionamiento de todo el sistema, y un programa de formación continua.

La guía también incluye recomendaciones para crear un programa de control de exposición (muestreo del aire) con una frecuencia al menos anual. El manual recomienda que se reevalúe la exposición de los empleados siempre que se produzcan cambios importantes en la producción, equipos o procesos que puedan dar lugar a exposiciones nuevas o adicionales a fluidos de mecanizado. Finalmente, el manual recomienda un programa de control médico proactivo para los empleados expuestos que contribuya a identificar signos tempranos de insuficiencia respiratoria o enfermedad cutánea. La detección precoz conllevará la adopción expedita de medidas correctivas que ayudarán a reducir la incidencia y gravedad de las enfermedades asociadas a los fluidos de mecanizado.

El manual de buenas prácticas para la gestión adecuada de los fluidos de mecanizado no es una nueva norma o reglamentación, y no origina nuevas obligaciones legales. Es de carácter consultivo, con contenido informativo, y está diseñado para ser utilizado por los empleadores con el fin de proporcionar un lugar de trabajo seguro y saludable para los trabajadores expuestos a fluidos de mecanizado. Se puede consultar el manual completo haciendo clic aquí.

volver al principio de la página

 

Actividades de la OSHA relacionadas con una posible norma sobre fluidos de mecanizado

El comité de asesoramiento sobre estándares para fluidos de mecanizado (MWFSAC), establecido con el fin de asesorar al Ministro de Trabajo sobre las medidas adecuadas que se deben tomar para proteger a los trabajadores frente a los peligros asociados a la exposición a fluidos de mecanizado, ha formulado recomendaciones definitivas para la iniciativa de la OSHA de julio de 1999. Aunque se suscitó una gran polémica en el grupo de los 15 miembros, el SAC votó en su mayoría a favor que:

la OSHA promulgue una norma general en virtud del artículo 6(b) para los fluidos de mecanizado que incluya:

  • un límite de exposición permitido (PEL) de 0,5 mg/m3 (partículas totales)
  • gestión de sistemas
  • control médico activo
  • formación y educación

El SAC recomendó asimismo que la OSHA promulgue esta norma con la mayor rapidez posible reconociendo al mismo tiempo la necesidad de un periodo de implantación gradual.

En el informe minoritario se recomendaba un enfoque no reglamentario que incluyera la publicación por parte de la agencia de directrices para la gestión del entorno en lo que respecta a fluidos de remoción de metal, conjuntamente con un programa de cooperación (con los sectores industrial y académico) de educación y difusión.

La OSHA dispone de total flexibilidad en relación con el informe del SAC; en este sentido, podrá adoptar la totalidad o parte de las recomendaciones del SAC. Podrá cambiar, modificar y rechazar cualquiera de las partes del informe. Sin embargo, se ejercerá una fuerte presión sobre la OSHA para la promulgación de la norma, así como la adopción de buenas prácticas. Además, el documento de criterios del Instituto Nacional para la salud y seguridad ocupacional (NIOSH) ya ha sido publicado con recomendaciones específicas del NIOSH para fijar un límite de exposición recomendado (REL) de 0,5 mg/m3.

La OSHA ha solicitado además al SAC la propuesta de ‘buenas prácticas’ para la identificación, medición y control del entorno en lo que respecta a fluidos de mecanizado. Al margen de la propia norma propuesta, las ‘buenas prácticas’ pueden tener mayores repercusiones en el entorno en lo que respecta a fluidos de mecanizado.

* Aunque “fluido de mecanizado” es el término utilizado, el SAC ha convenido en que los debates y las recomendaciones se apliquen únicamente al uso de fluidos de eliminación de metal.

El siguiente artículo facilita información pormenorizada acerca de las actividades del comité de asesoramiento sobre estándares para fluidos de mecanizado de la OSHA. Agosto de 1999 Volumen 49 N.º 8

El MWFSAC de la OSHA recomienda la adopción de medidas reglamentarias. Después de casi dos años de debates, el MWFSAC votó oficialmente por mayoría a favor de que la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional promulgue una norma sanitaria en virtud del artículo 6(b)(5) de la Ley de salud y seguridad ocupacional, que incluyese un límite de exposición permitido de 0,5mg/m3, evaluación de la exposición, vigilancia médica y formación.

Se preparó y presentó una propuesta minoritaria que apoyaba un enfoque no reglamentario y proponía la publicación por parte de la agencia de directrices para la gestión del entorno en lo que respecta a fluidos de remoción de metal, conjuntamente con un programa de cooperación (con los sectores industrial y académico) de educación y difusión. Hace clic aquí para consultar el artículo completo.

volver al principio de la página